fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: El impacto del apóstol Pablo al impartir el agradecimiento


Alguien dijo una vez, “En cada tipo de sociedad o cultura, la gratitud es la más rara de todas las virtudes”,  y desafortunadamente, esto incluye la cultura cristiana. El quejarse por no haber adquirido lo deseado, la falta de gozo, y el tomar por alto la gracia y misericordia de Dios, está oscureciendo la gratitud genuina hacia Dios por parte de algunos creyentes. El agradecimiento hacia Dios nace del amor, la fe, obediencia y confianza que en Él tiene el creyente.

En la Biblia se puede encontrar muchos ejemplos del agradecimiento y entre los agradecidos se encuentra el Señor Jesús (Juan 6:11; Mat 15: 36; Mar 8:6; Juan 11:41; Mat 11:25; He 27:35); el rey David (2 Sam 1:51), el profeta Daniel (Daniel 2:23), María (Luc 1:46-55), Elizabeth (Luc 1:24-25); Ana (1 Sam), Salomón (1 Rey 8:14-21), etc. A esta lista también se puede añadir al apóstol Pablo quien grandemente ha impactado e impartido al cristianismo la importancia del agradecimiento. Usando el ejemplo de Pablo, veamos el impacto que puede tener el agradecimiento en la vida de un creyente:

  • El creyente agradecido contesta el llamado de Dios al ministerio: El apóstol Pablo vivió su agradecimiento a Dios por medio de su ministerio. Él fue llamado al ministerio por Cristo Jesús y aceptó el llamado (Hechos 9:1-25), fue perdonado (Hechos 8:1-3), restaurado, y hecho espiritualmente nuevo. Pablo sabía, por experiencia propia, que lo que el escribió en 2 Corintios 5:17 es verdad: “… si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”  
  • El creyente agradecido agradece a Dios por todo: Pablo agradeció a Dios desde la prisión, su lugar de ministerio, en sus epístolas, etc., y dijo, “Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús,” (1 Tes 5:18). Este es una de las 46 veces, escritas en la Biblia, donde el apóstol Pablo comparte su agradecimiento. El anima a otros creyentes a que también vivan. “…dando gracias siempre por todo al Dios y Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo…” (Efesios 5:20).
  • El creyente agradecido ora con acción de gracias: Pablo también reconocía la importancia del agradecimiento por medio de la oración y dijo a los filipenses, “Por nada estén afanosos; más bien, presenten sus peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús,” Fil 4:5-6. Pablo sabía que Dios se glorifica a través de la acción de gracias: “El que ofrece sacrificio de acción de gracias me glorificará, y al que ordena su camino le mostraré la salvación de Dios”. (Salmos 50:23—RVA)
  • El creyente agradecido agrada a Dios con sus acciones: no solamente Pablo pensaba que el creyente debe de dar gracia en todo, pero también sabía que el agradecimiento se demuestra al agradar a Dios en todo y con todo, incluyéndose a sí mismos. Su mente, cuerpo y alma le pertenecían a Dios y esto lo promovía entre los creyentes. “Así que, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es el culto racional de ustedes” (Romanos 12:1—RVA).
  • El creyente agradecido es humilde: Pablo sabía que él que obedece, agradece, no oculta sus flaquezas y sabe que la madurez espiritual no es una perfección. Esta humildad de Pablo se demuestra en Filipenses 3:12, “No quiero decir que ya lo haya alcanzado ni que haya llegado a la perfección, sino que prosigo a ver si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús.”
  • El creyente agradecido comparte su agradecimiento: Pablo agradecía a Dios por todos los que estaban a su alrededor. Dios le permitió a Pablo el comunicar su agradecimiento con la mayoría de las iglesias preminentes en su época (1 Cor 1:4; 2 Cor 9:15; Fil 1:3-11; 4:6); Col 3:17, 4:2; Rom 1:8; 6:17; 7:25); Efe 1:16; 5:4; 5:20; 1 Tes 2:13 5:16-18; 2 Tes 1:3-5); 1 Timoteo 1:12, 2:1; 2Timoteo 1:3); Filemón 4 y otros.
  • El creyente agradecido incluye a otros en su agradecimiento: El apóstol Pablo no se tomaba el crédito de ser el único agradecido a Dios porque él sabía que habían otros agradecido a su alrededor y los reconocía en sus cartas. “Damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por ustedes…” (Colosenses 1:3).
  • El creyente agradecido glorifica la grandeza a Dios: Pablo vivió su vida en agradeciendo a Dios y eso lo ayudaba a recordar la grandeza de Dios; y esta verdad se puede encontrar en las páginas del Nuevo Testamento. Como humano, Pablo comparte que el exaltarse uno mismo no es bueno y que debe de ser controlada, él dijo, “para que no me exaltara demasiado por la grandeza de las revelaciones, se me clavó un aguijón en el cuerpo, un mensajero de Satanás, para que me abofetee y no deje que yo me enaltezca,” (2 Corintios 12:7).

Se puede imitar al apóstol Pablo en su forma de agradar a Dios porque él dijo, “Sean ustedes imitadores de mí; así como yo lo soy de Cristo” 1 Cor 11:1, pero también es bueno recordar que el agradecimiento puede ser espontaneo (Lucas 2:38), sin horario (Salmo 119:62) y continuo porque no es un evento que solo se observa una vez al año.

El agradecimiento a Dios trae compromiso, pero es fácil de implementar cuando el creyente reconoce que Dios es su dueño amoroso, comprado por amor con la sangre de Cristo. Pablo reconoció esta verdad porque dijo: “Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20).

    About the Author

  • Por Clara Molina
    Clara Molina, miembro del Concilio de Líderes Bautistas del Sur, es conferencista y autora de “Un legado de sabiduría: Sabiduría y ánimo basado en las mujeres en la vida de Adán, Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, David, Salomón, y del Ministerio del Señor Jesús y el Apóstol Pablo” y “¡Oh no! Mi esposo es el pastor.” Ella y su esposo Bruno, Asociado de evangelización e idiomas interreligiosas con la Convención de Bautistas del Sur de Texas (SBTC), tienen dos hijos adultos y dos nietas. Tiene una maestría de Educación cristiana del Seminario Bautista Southwestern (SWBTS). Read All by Por Clara Molina ›