fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: El regreso a las escuelas y el COVID-19


FORT WORTH, Texas (BP) — La mayoría de los cristianos hoy en día oran y le piden a Dios que sane esta tierra de la pandemia COVID-19 y que proteja el futuro de este país y del mundo: nuestros hijos. Es esencial recordar que Dios desea sanar esta tierra (2 Crónicas 7:14), que él ama a nuestros hijos (Marcos 10:14), y que nos ha bendecido con ambos.

A pesar de que todavía COVID-19 no desaparece, Dios todavía está en su trono, los niños necesitan ser educados, y nuestras vidas tienen que continuar. Al usted considerar sus opciones, como padre o madre, para determinar si va a enviar a sus hijos a la escuela o mantenerlos aprendiendo desde su casa, continúe en oración por sus hijos y esta tierra, confíe en Dios, prepárese, y esté al tanto de todas las opciones disponibles a través de su distrito escolar o institución privada.

Muchos distritos escolares ya abrieron sus puertas a los estudiantes, al personal escolar, y sus hijos son, probablemente, uno de esos niños que ya regresaron a la escuela o estarán regresando pronto. Como padres, madres, o individuos con la custodia de niños, consideren las siguientes sugerencias e información:

  • Decisión — Si usted ya decidió o necesita enviar a sus hijos a la escuela para poder trabajar y proveer por su familia, ante de todo, ore por la seguridad de sus hijos, y por la protección de Dios para ellos (Isaías 41:13).
  • Estrés — Esté preparado(a) e informado(a) antes de tomar una decisión sobre si permitirá a sus hijos a asistir a la escuela. Sea cuidadoso(a) y permanezca positivo(a), no hay necesidad de crear pánico, estrés innecesario, y fobias en el corazón y la mente de sus hijos (Filipenses 4:6-7).
  • CDC — Siga cuidadosamente las recomendaciones de la CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) (https://www.cdc.gov/). La CDC está constantemente actualizando su sitio web sobre COVID-19, y otros problemas importantes sobre la salud. Anime a sus hijos a usar mascara, no saludar usando sus manos, mantener el distanciamiento social, lavarse las manos regularmente, no participar en reuniones en grupos, y usar desinfectante manual, etc.
  • Sistema de guía o pautas — Siga las pautas de su distrito escolar local y los horarios modificados. Los distritos escolares están siguiendo las recomendaciones de las autoridades de salud estatales y locales y a veces es necesario que usted vote para ayudar a su distrito escolar a decidir cuál es la mejor manera de como los estudiantes seguirán aprendiendo.
  • Aprender en casa a través de las escuelas públicas — Si sus hijos asisten a una escuela pública, y usted decide mantener a sus hijos aprendiendo en su casa, preste atención y aprenda como usar las plataformas de aprendizaje exigidas por su distrito escolar (por ejemplo, Google Classroom).
  • Tecnología — Actualice sus aparatos tecnológicos. Algunos distritos escolares públicos están facilitando aparatos electrónicos para el aprendizaje en el hogar de sus estudiantes y todo lo que usted tiene que hacer es completar una solicitud por escrito.
  • Escuelas públicas o privadas — Manténgase en contacto con los funcionarios de su escuela y su distrito. Llame al (la) director(a) de su escuela cuando tenga preguntas o preocupaciones; es mejor estar indagar que el no saber.
  • Calendarios — Muchos distritos escolares están modificando sus horarios escolares de acuerdo con el progreso de la pandemia. Asegúrese de descargar una copia del calendario y manténgase al tanto con los cambios hechos en el calendario.
  • Maestros(as) — Manténgase conectado(a) con los(as) maestros(as) de sus hijos. Muchos educadores usan aplicaciones de comunicación (ClassDojo, Remind, Blooms, etc.) para mantenerse comunicados con los padres y madres diariamente detallando cambios diarios que afecten la educación de sus hijos.
  • Estuche personal de cuidado — Si decide enviar a su hijo(a) a la escuela o guardería, hágale un estuche pequeño para el cuidado de su salud incluyendo lo necesario para batallar la pandemia y capacítelo(a) sobre cómo usarlo (una pequeña botellita de desinfectante, toallitas húmedas, mascarilla desechable, etc.)
  • Trate de no exasperar a sus hijos (Colosenses 3:21) — Es fácil exasperar a sus hijos(as) pequeños y adolescentes cuando se quedan a estudiar en la casa al regañarlos constantemente acerca de sus estudios y el uso de la tecnología. Quejarse de la exposición a videojuegos y otras formas de entretenimiento solo empeorará las cosas. Cree un horario balanceado en el cual sus hijos puedan hacer sus tareas escolares, entretenerse, y pasar tiempo juntos como familia. Trate de ser parte de los tiempos de receso, aprender los juegos que ellos juegan cuando sea apropiado, y asegúrese que las actividades son apropiadas de acuerdo con las edades de sus hijos.
  • Iglesia — Aunque muchas iglesias han abierto sus puertas, no todas las familias están participando y están siendo cautelosas al quedarse en casa. Si se queda en casa, participe en el servicio en línea con su familia, imprima los materiales de la escuela dominical para niños pequeños y haga las lecciones con ellos. Tenga breves momentos diarios en la palabra de Dios con sus hijos (Mateo 18:20, Deuteronomio 6:5-7) para cultivar su fe.
  • Guarderías — Si usted decide enviar a sus hijos a una guardería, asegúrese de que el lugar esté siguiendo las pautas del estado y gobierno local sobre la pandemia para mantener a sus hijos saludable. Si usted decide trabajar y mantener a sus hijos en la casa, tenga mucho cuidado con quien deja a sus hijos (P.ej. asegúrese de investigar si la persona tiene trasfondo criminal).

Como maestra, yo ya estoy orando por mis alumnos que Dios mantenga sus familias saludables y las proteja. También estoy conectándome con sus padres y pidiéndole a Dios que me ayude a ayudar a quienes lo necesiten. Como padres, los animo a orar, escuchar, y obedecer a Dios durante estos tiempos difíciles, y estar preparados para enfrentar esta pandemia con esperanza y determinación (Jeremías 33:3).

    About the Author

  • Clara Molina
    Clara Molina, miembro del Concilio de Líderes Bautistas del Sur, es conferencista y autora de “Un legado de sabiduría: Sabiduría y ánimo basado en las mujeres en la vida de Adán, Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, David, Salomón, y del Ministerio del Señor Jesús y el Apóstol Pablo” y “¡Oh no! Mi esposo es el pastor.” Ella y su esposo Bruno, Asociado de evangelización e idiomas interreligiosas con la Convención de Bautistas del Sur de Texas (SBTC), tienen dos hijos adultos y dos nietas. Tiene una maestría de Educación cristiana del Seminario Bautista Southwestern (SWBTS).Read All by Clara Molina ›