fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: Jesús Llama y Yo…¿Qué hago?


Y luego los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron” — Marcos 1:20

¡Bienvenidos al año 2021! Estamos en las primeras semanas de un año nuevo. Muchos están muy felices de que el año 2020 ha terminado. Muchos también esperan con anticipación, a lo menos mentalmente, de que el comienzo de un nuevo año borre todos los dolores, sufrimientos, perdidas y momentos difíciles, y tiempo separados de seres queridos. Muchos esperan que el nuevo año traiga nuevas esperanzas.

En Marcos 1:16-20, desde el comienzo de Su ministerio Jesús esta llamando a personas a seguirle. En este pasaje Jesús llama primero a dos hermanos, Simón y Andrés y lo precioso de esto es que “dejando luego sus redes, le siguieron (Marcos 1:18).” Más adelante Jesús llamó a otros dos hermanos, Jacobo y Juan quien “dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron (Marcos 1:20).” La pregunta que nos debemos de hacer al comienzo de un año nuevo es ¿qué debo yo dejar? Jesús llama y yo…¿que hago? ¿Que puedo dejar para pasar más tiempo con Él?

La realidad es que tenemos incertidumbre de un día al otro. No sabemos lo que el mañana traerá. Pero a la vez, la Palabra de Dios nos da esperanza, seguridad, y promesas que nos sustenta de momento en momento. La Palabra de Dios también nos enseña que Dios cuida de nosotros. Tenemos un Dios que “nos sostiene…y te dice: No temas, yo te ayudo (Isaías 41:10).”  Este Dios es inmutable. La Biblia dice que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8).”

Cada año las personas hacen una lista de resoluciones. La lista tiende a repetirse de año en año. Por ejemplo, entre muchas cosas, muchos se proponen a querer perder peso, comer mas saludable, hacer más ejercicios y tomar mejor forma física. Pero, en termino de la eternidad, ¿cuáles son nuestras metas? ¿Donde esta Dios en medio de nuestras prioridades? Estos cuatro pescadores (Marcos 1:16-20) dejaron su pesca y familias para seguir a Jesús. ¿Qué puedes dejar para que Jesús verdaderamente sea primero en tú vida? El fin de un año es una oportunidad de reflexionar lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Pero, a la vez, es un tiempo para nosotros hacer un autoexamen de mi crecimiento espiritual.

Déjame compartir varias cosas que te pueden ayudar a examinar tu vida y “dejar” algunas cosas que puedan ser muy importantes, pero no necesariamente las más excelentes para Dios.

  1. ¿Cuál es la mayor perdida de tiempo en mí vida? ¿Qué cambios haré?
  2. ¿Qué cosas debo de cambiar en mí vida para mejorar la vida de mi familia?
  3. ¿Con quien compartiré las “Buenas Nuevas” de salvación este año? Escribe una lista.
  4. ¿Qué disciplinas espirituales voy a mejorar este año? Escribe pasos específicos con fecha.
  5. ¿Cómo puedo yo ayudar a fortalecer mí iglesia? Escribe pasos específicos con fecha.
  6. ¿Qué le vas a pedir a Dios que es lo más humanamente imposible?
  7. De todas las cosas que piensas hacer este año 2021 ¿cuál será importante en diez años? ¿Para la eternidad?

Una palabra final para que reflexiones sobre el llamado de Jesús. Primero, Jesús llama a la gente común. Estos cuatro estaban pescando. Estaban ocupados en su trabajo. Y fue allí, donde Jesús los llamó y les dijo, “Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres…(Marcos 1:17).” ¿Recuerdas tu dónde estabas cuando Jesús te llamó?  Segundo, no tenemos que ser extraordinario. Jesús nos llama y Él nos transforma en personas extraordinarias. Nuestra parte es solo “dejar y seguir.” Echar a un lado, como dice el escritor de Hebreos, “despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante (Hebreos 12:1).”  ¡Les deseo un bendecido año 2021!

    About the Author

  • Gustavo V. Suarez
    Gustavo Suarez es profesor adjunto de evangelismo en el Southwestern Baptist Theological Seminary en Fort Worth, Texas. Read All by Gustavo V. Suarez ›