fbpx
Southwestern

Por Don Graham

Sort by:
Filter by Resource Type:
Filter Options »
Filter by Topic:
Filter by Scripture:
Filter by Series:
Filter by Event:
Filter by Media Format:

Platt comparte el llamado de IMB con la familia de la iglesia

BIRMINGHAM, Ala. (BP) --- David Platt estaba en Nepal el último día de un viaje misionero en febrero cuando evocó un correo electrónico que cambiaría su vida: el presidente de IMB, Tom Elliff, se pensionaba. La cabeza de Platt cayó hacia atrás en la almohada mientras las posibilidades se arremolinaban. Hacía cuatro años, IMB lo había abordado acerca de dirigir la organización de misiones internacionales de los bautistas del sur. La respuesta de Dios entonces fue un claro "No." Pero las cosas eran más brumosas ahora. El Señor había hecho un "trabajo inusual" en el corazón de Platt en este viaje, que lo expuso a una "masiva" pobreza física y espiritual diferente a cualquier cosa que nunca hubiera visto. "Se podía viajar cuatro o cinco día sin encontrar a alguien que siquiera hubiera oído el nombre de Jesús," recordó. Platt estaba seriamente luchando con el potencial llamado para trasladar a su familia a Nepal para servir como plantador de iglesias. Fue ahí cuando el Espíritu Santo lo golpeó con una pregunta: ¿Por qué él estaba dispuesto a irse al otro lado del mundo para llevar el evangelio a los perdidos y ni siquiera consideraba un traslado que lo capacitaría para movilizar a miles a hacer lo mismo? De lo que Platt todavía no se daba cuenta era que Dios ya lo había iniciado en un peregrinaje que terminaría con su elección como el presidente más joven en los 169 años de historia de la Junta de Misiones Internacionales. Es un peregrinaje que el pastor de 36 años compartió por primera vez el domingo (31 de agosto) con la congregación que ha dirigido durante los últimos ocho años, The Church at Brook Hills (La Iglesia en Brook Hills), en Birmingham, Alabama. Los miembros de Brook Hills recibieron a Platt con una atronadora ovación de pie mientras él caminaba hacia el estrado para predicar durante el servicio de las 9 a.m., su primer domingo "de vuelta a casa" desde el anuncio de su nuevo rol en IMB. Visiblemente conmovido por la muestra de apoyo, la voz de Platt se quebró por la emoción cuando anunció que el 14 de septiembre sería su último domingo como pastor principal de Brook Hills.

Estudiantes llevan a Jesús a la ‘tierra del crack’ en Río

RÍO DE JANEIRO (BP) -- Los lugareños lo conocen como "la tierra del crack," un vecindario descuidado y asolado por el crimen en el corazón de Río donde los adictos llegan a darse una dosis; muchos nunca se van. La cocaína crack es la atracción estrella, y sus víctimas recorren las calles de la tierra del crack. Han perdido todo por la droga -- trabajo, hogar, familia, esperanza. Sin embargo, en las afueras de la tierra del crack se asienta un refugio solitario dentro de una modesta fachada de una tienda que lleva el nombre de Cristolandia. Es un ministerio creado por los bautistas brasileños para ofrecerles a los residentes de la tierra del crack una de las pocas cosas que no pueden encontrar en las calles: libertad. Cristolandia provee comida gratis, ropa, duchas, y camas limpias a los adictos, prostitutas y gente sin hogar. Si ellos están listos, también les proveen la ayuda práctica que necesitan para escapar de su situación y comenzar de nuevo. Esa transformación comienza dice el coordinador de Cristolandia, Exequias Cerqueira, con Jesucristo. Cada persona que cruza la puerta de Cristolandia escucha el evangelio. Más de 500 han dejado las calles durante los tres años de existencia del ministerio; aún más han puesto su fe en Cristo. En este día, el pequeño personal de Cristlolandia -- muchos de ellos exadictos -- obtiene ayuda extra. Un equipo de 11 estudiantes universitarios bautistas del sur y dos líderes del ministerio estudiantil ha llegado a Río a compartir el evangelio durante la Copa Mundial FIFA del 12 de junio al 13 de julio. En los días cuando no hay partido en el estadio Maracaná de Río y el estadio está vacío, los estudiantes vuelven su energía a las iglesias locales y ministerios como Cristolandia. El desayuno es lo primero de la agenda. Los estudiantes sirven una comida de emparedados de jamón y queso a los más de 75 hombres y mujeres que llenan la cafetería del segundo piso de Cristolandia. Lee Dymond, quien dirige el equipo de estudiantes y funge como ministro del campus en la Universidad Auburn en Montgomery (Alabama), presenta el evangelio mientras ellos comen. Posteriormente, los estudiantes se dividen en equipos de dos o tres y se preparan para buscar en las calles de la tierra del crack a otros que necesitan la ayuda de Cristolandia. Cada equipo es acompañado por un compañero bautista brasileño que sirve como su guía, traductor y compañero.

Exadicto escapa de ‘tierra del crack’ de Río

RÍO DE JANEIRO (BP) -- Después de siete años en las calles, Marcelo Gomes* ha visto suficiente. Ha sido testigo de cómo muchos compañeros adictos a las drogas han sido asesinados a manos de los capos de la droga que gobiernan las favelas (tugurios) de Río. Si no hacía algo pronto, sería el próximo.

Los bautistas cubanos caminan por un arduo ‘Camino a la victoria’

LA HABANA, Cuba (BP) -- Son las 5 a.m. del sábado y mientras la mayoría de la ciudad de Vueltas sigue dormida, el pastor José Enríquez Pérez está preparándose para lo que promete ser un largo día. Catorce horas para ser exactos. Igual que todos los sábados. Esa es la realidad de la plantación de iglesias en Cuba. A Pérez le acompaña un dedicado grupo de miembros de su congregación, la Iglesia Bautista Betel, que se autodenominaron misioneros. Más de 50 cristianos derraman su vida en las docenas de pequeñas localidades y pueblos alrededor de Vueltas, donde hay poco o ningún testimonio del Evangelio. La meta de los misioneros es clara: hacer discípulos y reunirlos en casas culto. El alba comienza a brillar mientras regresa a la vida el destartalado motor del autobús "Camino a la victoria," propiedad de la Iglesia Bautista Betel y reconstruido con partes de varios modelos, incluso algunas que datan de 1932. Hará más de una docena de paradas en la ruta de casi cinco horas a través del campo cubano, dejando a los miembros de Betel en las distintas comunidades donde se enfocan. Después de ocho horas de ministerio, el autobús regresa a Vueltas, recogiendo en el camino a los misioneros de Betel. "Durante la primera fase del proyecto, los viajes eran más cortos," dijo Pérez. "Pero hemos estando ministrando en los lugares que están más cerca para hacer [nuevas] iglesias," y llevando a los grupos de Betel aún más lejos para alcanzar a las áreas no evangelizadas. "Si queremos descansar y estar cómodos, no hay cielo," dijo Pérez riéndose. "El tiempo que nos da Dios aquí es para estar involucrados en la obra de Su Reino."

Pastor cubano ve doble asignación divina

HABANA, Cuba (BP) -- "Te ves verde," bromeó el amigo de Daniel González mientras el tren retumbaba a través de la campiña cubana. Pero el estudiante de seminario no iba a permitir que el virus estomacal le impidiera realizar su asignación ministerial. González se dirigía a la ciudad portuaria de Batabanó para alcanzar el trasbordador para la isla cubana de la Juventud, a 145 kilómetros al sur de la Habana.

Escuela de Oración de IMB gradúa clase inaugural

RICHMOND, Va. (BP) -- Hace 30 años, las oraciones de Scotty Tipper nunca pasaban del cielo raso.       En ese entonces, Tipper era diácono de su iglesia en el sur de Georgia ...

Llegó el momento para la Gran Comisión, dijo a los directivos el presidente de la JMI

ROGERS, Ark. (BP) -- Es una pregunta que a la vez persigue y motiva a Tom Elliff, el tipo de pregunta que a veces le quita el sueño. Pero el presidente de la JMI (IMB, por sus siglas en inglés) no tendrá la respuesta si no hasta que muera, cuando esté frente al tribunal de Cristo y lo escuche de los labios del Salvador: "¿Qué hiciste con lo que te confié?" Elliff presentó esa pregunta ante los directivos de la JMI durante su reunión en Rogers, Arkansas, el 14 y 15 de mayo. Dijo que ésta debería estar incrustada en la mente de todo bautista del sur. Las Escrituras claramente muestran que Dios pedirá cuentas a cada creyente por su respuesta ante la Gran Comisión, explicó Elliff, diciendo a los directivos que la pregunta le ha impulsado a lanzar una "apelación urgente" para que todos los bautistas del sur "lleven el Evangelio hasta los últimos confines de la tierra—ahora mismo." "Hay más de 7 billones de personas en este mundo, y a menos que algo cambie drásticamente, radicalmente, se calcula que menos de la mitad tendrán la más mínima conexión con el cristianismo evangélico durante su vida," dijo Elliff. "¿Por qué será que Dios nos confió la mayor perdición espiritual en la toda la historia si no esperaba que nosotros hiciéramos algo al respecto?" Elliff contrastó esta época de perdición sin precedentes con el acceso sin precedentes, los recursos y el poder humano dispuestos a combatir la perdición espiritual, de tal manera que "cada persona perdida es este mundo quebrantado tenga una razón legítima para creer que, si pueden esperar un poco más, alguien les hará llegar la verdad."

Ofrenda para las misiones internacionales: $146.8 millones en el 2011, aumentó $1.1 millones

Richmond, Va. (BP) – "Extremadamente agradecido." Fueron las palabras de Tom Elliff, presidente de la Junta de Misiones Internacionales, IMB, con referencia a las donaciones de los bautistas del sur para la Ofrenda de Navidad Lottie Moon para las misiones internacionales, la cual alcanzó los $146.8 millones este año--- la cuarta ofrenda mayor en los 123 años de su historia.

Tribu desaparecida destaca la urgencia del evangelio, dice Elliff

RICHMOND, Va. (BP)--Una remota tribu indígena en la Amazonia brasileña aparentemente ha sido destruida después de un posible asalto de traficantes de drogas -- un acontecimiento que enfatiza la urgencia de llevarles el evangelio a aquellos que nunca lo han oído, de acuerdo a los líderes de misiones bautistas del sur.       Revelada primero al mundo en febrero a través de abrumadoras imágenes aéreas, la tribu -- cuyo nombre no se conoce -- estaba protegida por un puesto de guardia. Supervivencia Internacional, una organización sin fines de lucro enfocada en proteger los derechos de las personas que pertenecen a una tribu, reportó el 8 de agosto, sin embargo, que el puesto había sido "invadido por hombres fuertemente armados" sospechosos de ser traficantes de drogas.       La preocupación por el bienestar de la tribu aumentó cuando una búsqueda realizada por el departamento de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) del gobierno brasileño reveló que no se había descubierto ningún trazo de la tribu más que una flecha quebrada en una mochila presuntamente perteneciente a uno de los traficantes. Un oficial de FUNAI dijo que tales flechas son "la tarjeta de identidad de los indios no contactados" y describió el incidente como una catástrofe.       La noticia enfatiza la urgencia de la Gran Comisión y debe incitar los esfuerzos misioneros de los bautistas del sur, dijo Tom Elliff, presidente de la Junta de Misiones Internacionales.       "Este evento es otro escalofriante recordatorio de la urgente naturaleza de nuestros esfuerzos misioneros, dijo Elliff. "Debemos llegar con el evangelio ahora, especialmente a las marginadas etnias no alcanzadas. El aleccionador recordatorio de nuestro Señor que 'la noche viene cuando nadie puede trabajar' es un llamado a la fidelidad en un tiempo en el que 'los campos están blancos para la siega.'"       Aunque la IMB no tenía obra en medio de esta tribu (la ley brasileña lo prohíbe), misioneros bautistas del sur legalmente comparten el evangelio con grupos indígenas en algunos países suramericanos.

En Vietnam, las ofrendas Lottie Moon dejan un legado permanente

HO CHI MINH CITY, Vietnam (BP)--Las lágrimas le corrían por las mejillas a Sam James mientras miraba por la ventanilla del avión hacia el abismo. En alguna parte en la oscuridad reinante allá abajo yace el país por el que arriesgó su vida -- y la vida de su esposa Rachel y sus cuatro hijos -- para salvar. Pero a diferencia de muchos hombres y mujeres estadounidenses que llegaron a Vietnam, James no era soldado. Él era misionero.       Era abril de 1975, y la ciudad estaba por caer en cosa de una semana bajo las fuerzas norvietnamitas. Él había pasado los últimos meses negociando más tiempo con Dios, pero ya no había más oportunidad de negociación. Dos semanas antes, su familia había volado a un lugar más seguro; James se uniría a ellos después.       La duda inundaba el corazón del oriundo de Carolina del Norte mientras su avión circunvalaba Saigón y se dirigía hacia el Mar del Sur de China. ¿Cómo podía él abandonar a los vietnamitas después de vivir entre ellos casi 14 años? ¿Qué les pasaría a las iglesias recién nacidas que él ayudó a comenzar? ¿O a los cientos de cristianos vietnamitas que las llenaban, algunos de los cuales él personalmente había guiado a la fe?       Ellos no eran solamente convertidos. Para él, eran su familia. Habían reído juntos cuando cenaban mientras sus hijos jugaban. Habían llevado las cargas los unos de los otros cuando los horrores de la guerra se acercaban y la tristeza parecía demasiado grande de soportar. James les había enseñado, los había bautizado, los había aconsejado, había oficiado sus matrimonios y había oficiado funerales en el curso de sus vidas, todo dentro del proceso de compartir los más sagrados e íntimos aspectos de su vida -- su relación con Jesucristo.